Browsed by
Etiqueta: cairns

VÍDEO de AUSTRALIA

VÍDEO de AUSTRALIA

¡Ya podéis ver el segundo vídeo de nuestro viaje de novios por Oceanía!

En este vídeo veréis un resumen de todo lo que vimos en Australia: la ciudad de Sydney, Cairns y su piscina artificial, el Daintree Rainforest y su espectacular playa de Cape Tribulation, la zona de Atherton Tablelands con sus preciosas cascadas, cómo es hacer snorkel en la Gran Barrera de Coral y ¡muchos animalitos!

Esperamos que os guste y si queréis más información sobre Australia, os recordamos que tenemos todos los posts explicando lo que vimos aquí.

También podéis ver nuestro vídeo de Nueva Zelanda aquí.

¡Nos vemos viajando!

 

Cairns: Atherton Tablelands y sus cascadas

Cairns: Atherton Tablelands y sus cascadas

Hoy teníamos otra excursión por Atherton Tablelands. Esta meseta tiene unos paisajes preciosos, llenos de pastos, campos de azúcar, selva… pero sobretodo es conocida por sus cascadas, lagos y piscinas naturales ¡Así que no olvidéis el bañador!

La hicimos con Uncle Brians y nos costó 107 AUD (73€) con comida incluida. Esta vez no nos arrepentimos de coger un tour organizado… ¡porque nos lo pasamos genial! Es una excursión pensada para gente joven con ganas de disfrutar y conocer gente nueva. De hecho, nosotros éramos los más mayores ¡jajaja! Nuestro conductor Jimbo estaba loco (en el buen sentido) y durante todo el trayecto no paró de hacer bromas, proponer juegos y cantar canciones divertidas como esta…

¿Os han entrado ganas de ir a Australia después de escucharla, eh? jajaja no os preocupéis, nosotros aún seguimos vivos y puedo decir que… ¡merece la pena arriesgarse! 😛

Nos pasaron a buscar sobre las 8 de la mañana con Gus the Bus (este es el nombre de su autocar) y después de recoger a otra gente en sus hoteles, fuimos a Babinda Boulders. Son unas piscinas naturales de agua cristalina donde te podías bañar y tirarte desde las rocas, las cuales tenían formas muy curiosas a causa de la erosión.

DSC_0520

DSC_0487

Después andamos por un sendero a través de la selva dónde nuestro guia nos explicó la vegetación y fauna de la zona. Llegamos a un mirador desde dónde se podían ver las Devil Pools. En estas piscinas naturales está prohibido bañarse porque son muy hondas y las corrientes subterraneas son peligrosas.

DSC_0489

A diferencia del día anterior, íbamos con la calma, disfrutando de cada momento. Hasta nos dió tiempo a tomar el sol un rato y desayunar café y pasteles (cortesía de Uncle Brians).

DSC_0530

DSC_0532

La siguiente parada fueron las Josephine Falls. Aquí andamos unos 700 metros por la selva hasta llegar a una cascada de varios niveles, donde se formaban pequeños estanques en los que te podías bañar.

DSC_0544

La idea era subir por unas rocas resbaladizas y tirarnos por ellas como si fuera un tobogán. Suena fácil, ¡pero conseguirlo sin matarnos fue todo un reto! Nos resbalamos varias veces y ¡nos hicimos polvo la espalda mientras los niños no paraban de tirarse como si nada! Al menos nos reímos un rato de lo torpes que somos y seguro que los demás también…

Visto nuestro éxito con las rocas, decidimos ir a hacer fotos desde un mirador que había más arriba:

DSC_0557

Después Jimbo nos llevó a comer a un restaurante muy chulo con vistas a los prados llenos de vacas pastando. Era un buffet libre de pollo, arroz y ensalada bastante rico. Pero lo mejor fue el postre: ¡crumble de manzana casero con helado de vainilla y chocolate! Además, comimos en una mesa alargada todos juntos y así pudimos conocer más a la gente de nuestro grupo, que eran de distintos países y muchos viajaban solos. Nos gustó que nuestro guía fomentara que la gente del tour se relacionase porque luego la experiencia es más divertida y poder practicar idiomas y conocer gente siempre es interesante.

La siguiente parada fue la más espectacular. Esta vez el parking estaba justo en frente de las cascadas y Jimbo hizo una entrada triumfal derrapando con la canción de “Odisea en el Espacio” a todo volumen. Así que supongo que eso también hizo que nos sorprendiéramos más cuando delante de nosotros aparecieron las Millaa Millaa Falls, una de las cascadas más bonitas que hemos visto nunca.

DSC_0658

DSC_0636

El agua estaba congelada pero no podíamos irnos sin meternos en este pequeño paraíso, así que fuimos nadando hasta atravesar la cascada por debajo y meternos por detrás de ella. ¡Daba mucha impresión porque al ser tan alta, el agua caía con fuerza! ¡Fue una experiencia alucinante!

DCIM101GOPRO

Después Jimbo nos propuso hacer un concurso de “flicking hair”, levantándonos de golpe con el pelo mojado como en un anuncio de colonia. Lo más divertido fue cuando lo hicieron los chicos, ¡obviamente ganaron ellos!

14753715_1231436160252016_3704636709390146461_o

Para acabar el día, nuestra última parada fue el lago Echam, que está dentro del cráter de un volcán. Había gente bañándose y con kayaks, pero nosotros decidimos quedarnos viendo la puesta de sol mientras tomábamos chocolate caliente con nubes y unos brownies que nos dió Jimbo.

DSC_0694

DSC_0709

Durante la vuelta al hotel con el Gus the Bus, ¡pasamos por el medio de un pequeño incendio en la montaña! En Australia son muy comunes y la gente ni se immuta. Supongo que los bomberos lo tendrían controlado porque ni siquiera cortaron la carretera.

A medio camino paramos en Yungaburra porque algunos chicos de la excursión dormían allí. Había la posibilidad de alargar la excursión un día y quedarse a pasar la noche para ver ornitorrincos y hacer kayak pagando un poco más. El hotel era muy chulo, en plan vintage. Nosotros entramos un momento porque Jimbo nos quería enseñar a tocar un digeridoo (fracaso absoluto), pero después continuanmos nuestro viaje hasta Cairns.

DSC_0732

Llegamos a las 20h al hotel muy cansados pero con la sensación de haber aprovechado el día al máximo. Recomendamos esta excursión sobretodo a la gente joven y a viajeros solos que quieran conocer gente y pasárselo bien. La zona de Atherton Tablelands es preciosa y ¡sus cascadas son increíbles! ¡No os las perdáis!

14715512_1231434916918807_9052345252616865283_o

DAINTREE RAINFOREST Y PLAYA DE CAPE TRIBULATION

DAINTREE RAINFOREST Y PLAYA DE CAPE TRIBULATION

Como en Australia decidimos no coger coche de alquiler, reservamos varias excursiones para ver los alrededores de Cairns en nuestro hotel Caravella Backpackers. Después de comparar precios con otras agencias locales, vimos que era dónde mejor nos salía de precio porque al alojarnos con ellos nos hacían un 10% de descuento.

La primera excursión que hicimos fue a la selva tropical de Daintree, donde está la famosa playa de Cape Tribulation. Nos costó 140 AUD (95€) por persona con comida incluída.

El Parque Nacional Daintree está situado en el norte de Queensland, a unas 2 horas de Cairns. Su selva húmeda se conserva tal y como estaba hace más de 100 millones de años, lo que la convierte en una de las más antiguas del mundo. Si queréis viajar al pasado y ver cómo era la fauna y flora australiana, merece la pena una visita a Daintree.

Nos pasaron a buscar a las 7:30 de la mañana por nuestro hotel en un mini bus. Lo malo es que fuimos los primeros a quien recogió y nos pasamos 1 hora dando vueltas por Cairns para recoger a más gente en sus hoteles. Si a eso le sumamos que después tardamos casi 2 horas en llegar a la primera parada… os podéis imaginar que el viaje se nos hizo un poco pesado. Sólo paramos un momento para poder ir al baño y comer algo rápido en esta playa virgen llena de cocos:

dsc_0104

El guía era aborigen australiano y nos estuvo contando muchas cosas interesantes de su cultura para amenizar el trayecto, aunque a nosotros nos costaba un poco entenderle por su acento.

La primera parada fue en el Alexandra Range Lookout, un mirador con vistas a la desembocadura del río Daintree y el monte Alexandra. La vegetación tapaba un poco las vistas pero eran muy bonitas:

dsc_0115

Después el mini bus cruzó en ferry el río Daintree (por libre cuesta 16 AUD/ coche ida y vuelta) y nos dirigimos a Marrdja Botanical Walk. Aquí hicimos un recorrido guiado en el que vimos cómo la selva se iba convirtiendo en una zona de manglares, hasta llegar al mirador de Noah Creek. Fue muy interesante porque pudimos ver las diferentes etapas evolutivas de las plantas desde hace 400 millones de años representadas en una pequeña zona. El camino es circular, dura unos 1,2km y es muy sencillo (puede hacerlo cualquiera ya que caminas sobre unas plataformas de madera).

dsc_0191

dsc_0164

dsc_0147
El interior de un árbol

dsc_0161

A la hora de comer nos llevaron a Cape Tribulation. En esta espectacular playa, declarada Patrimonio de la Humanidad, la selvas húmedas de Daintree se juntan con la Gran Barrera de Coral. ¡Es el único lugar en el mundo dónde podremos ver algo así!

dsc_1

dsc_0256

La pena es que el baño no está aconsejado porque puede tener medusas venenosas, pero pasear por esta preciosa playa virgen prácticamente solos fue una de las mejores experiencias del día. De hecho, se nos hizo muy corto y si algún día volvemos, tenemos claro que iríamos por libre para poder disfrutarla durante más tiempo.

Para comer nos dieron ensalada, un muslo de pollo, patatas asadas, un sandwitch y fruta (nada del otro mundo). Y después nos llevaron a la Daintree Ice-Cream Company para comprar un helado de fruta tropical (que cultivan ellos mismos). Hemos probado uno de 4 sabores por 6’5 AUD y estaba muy rico, aunque nosotros nos hubiésemos saltado esta parada y hubiéramos dedicado ese tiempo a otro sitio… ¡pero ya se sabe que si vas en excursión programada te arriesgas a estas cosas!

dsc_0278

dsc_0276

Por la tarde nos llevaron a hacer un crucero por el río Daintree para ver cocodrilos. No tuvimos mucha suerte pero finalmente pudimos ver a un cocodrilo grande y a uno recién nacido. ¡El paisaje era muy bonito!

dsc_0329

dsc_0304

dsc_0319

dsc_0315

Después del paseo en barco, fuimos a Mossman Gorge. Aquí por fín pudimos bañarnos en el río Mossman sin peligro a que nos picasen medusas o nos comiera un cocodrilo (¡llevábamos arrastrando el bañador todo el día y ya teníamos ganas de usarlo!). Nos pareció un sitio muy chulo, gestionado por aborígenes y muy bien acondicionado con parking, bar, baños y un bus que te lleva hasta la entrada del camino.

dsc_0374

dsc_0388

dsc_0434

También se podían hacer rutas a través del bosque lluvioso que rodea el río Mossman, como esta que tenía un puente colgante:

dsc_2

dsc_0402

Para acabar el día, en el camino de vuelta a Cairns nos pararon en el Rex Range Lookout, donde se ven estas maravillosas vistas:

dsc_0472

También pasamos conduciendo por Port Douglas y la verdad es que nos pareció un pueblo más bonito que Cairns, se ve más tranquilo y tiene playa. Así que si tenéis la oportunidad de alojaros aquí, yo no lo dudaría.

Al final llegamos bastante tarde a Cairns, pasadas las 19h (en teoría la excursión duraba hasta las 18:30h) y muertos de hambre nos fuimos al primer McDonalds que vimos.

Resumiendo, todo lo que vimos en la excursión nos gustó mucho y tener un guía que te vaya explicando cosas interesantes está bien. Aunque también tiene puntos negativos, como el palizón de autocar que nos pegamos para llegar hasta allí (teniendo en cuenta que pasa a buscar a todo el mundo por su hotel y que va más lento que un coche). Tampoco nos gustó tener que ir un poco a toque de pito sin disfrutar de lo que veíamos en algunas zonas (como Cape Tribulation) y que nos llevasen a una fábrica de helados. Así que os recomendamos que si tenéis pensado ir a Daintree mejor alquiléis un coche y vayáis a vuestro ritmo. Nosotros lo haríamos así si volviéramos a ir y seguramente nos quedaríamos a pasar la noche por la zona, ya que hay muchas más cosas por ver. Además, si tenéis suerte podréis ver wallabies o cassowaris.