Browsed by
Etiqueta: shibuya

ESCALA DE 3 DÍAS EN TOKYO (1/2)

ESCALA DE 3 DÍAS EN TOKYO (1/2)

Como muchos ya sabréis, aprovechamos nuestra luna de miel a Australia, Nueva Zelanda y las Islas Cook para hacer una pequeña escala de 2 días y medio en Tokyo de camino. Somos unos enamorados de Japón y su comida, así que pensamos que para que el viaje no se hiciera tan largo y el jetlack no fuera tan duro, sería buena idea parar allí.

  • Vuelo

Así que miramos todas las combinaciones de vuelos posibles y al final vimos que volar de Tokyo a Cairns (Australia) nos costaba solamente 170€ por persona con Jetstar. Después cogimos el vuelo grande con British Airways: ida de Barcelona a Tokyo y vuelta de Auckland (Nueva Zelanda) a Barcelona por 825€. En total 995€ por persona, no es que fuera muy barato pero teníamos nuestra escala a Japón y además entrábamos por Australia y salíamos por Nueva Zelanda, que era lo que queríamos.

El día que empezó nuestra luna de miel teníamos que madrugar mucho, ¡pero estábamos tan emocionados que esa noche casi ni dormimos! El vuelo salía a las 7am de Barcelona y llegaba a las 7am del día siguiente a Tokyo, sin escalas. Así podíamos aprovechar ese día desde buena mañana para ver cosas.

Volar con British Airways nos gustó: fueron puntuales, la comida estaba buena, los asientos cómodos ¡y teníamos pantallas individuales para ver un montón de películas!

Nosotros ya habíamos viajado a Japón en 2012, podéis ver todos nuestros posts con la ruta que hicimos aquí. Así que esta vez queríamos aprovechar para visitar cosas que nos habían quedado pendientes de Tokyo, repetir nuestras preferidas ¡y comer mucho ramen jajaja!

  • Transporte del aeropuerto al centro

Llegamos al aeropuerto de Haneda y para llegar a nuestro hotel cogimos la línea de metro Keisei. Con ella ahora puedes llegar tanto a este aeropuerto como al de Narita y es mucho más barato que coger el Narita Express. Pagamos 570 yens por persona y llegamos a nuestra parada (Ningyocho) sin hacer trasbordos. En nuestro caso nos iba genial porque nuestro hotel estaba allí, pero depende de la zona donde os alojéis puede que os vaya mejor otra opción.

En el metro compramos la tarjeta PASMO de 1000 yens (500 de depósito), que es una tarjeta monedero que se puede ir recargando como la SUICA. Es lo más cómodo para ir en metro porque te van descontando el importe de cada viaje y no te tienes que preocupar de comprar billetes en cada trayecto.

Una de las cosas que nos hizo más ilusión fue repetir el hotel de nuestro otro viaje, ¡nos traía tantos recuerdos! Además nos gustó mucho y está céntrico y bien comunicado: a 1 parada en JR de Tokyo Station y con las líneas de metro Asakusa (A14) y Hibiya (H14) al lado. Podéis ver su descripción y situación en este post.

Esta vez nos costó 60€ la noche y estuvimos 2 noches.

  • Primer día en Tokyo: Harajuku y Shibuya

A pesar del cansancio, ¡no podíamos esperar para recorrer las calles de la ciudad! Así que cogimos el metro hasta la parada de Meiji-Jingumae (Chiyoda – 28 min – 190 yens) para ir al parque Yoyogui y ver su templo Meiji Jingu (9-16h), el templo sintoísta más importante de Tokyo. Todo esto ya lo hicimos la otra vez, pero nos gustó tanto la zona de Harajuku que queríamos volver.

Atravesamos el enorme torii de la puerta del parque y caminamos rodeados de árboles y farolillos de piedra hasta la zona donde están los barriles de sake antiguos, que habían sido ofrecidos al emperador.

Una vez en el templo, compramos una madera para escribir un deseo y colgarlo (500 yens), un amuleto de la suerte (800 yens), hicimos una ofrenda al árbol de los matrimonios ¡y vimos una boda tradicional!

En Japón cada vez que entréis en un templo tendréis que purificaros lavando primero vuestra mano izquierda, después la derecha y por último dando un pequeño sorbo con la ayuda de los cacitos de madera (no hace falta tragarse el agua).

Después fuimos a una de nuestras calles favoritas de Tokyo: ¡Takeshita Dori! Esta calle es alucinante para comprar ropa, frikadas y tiene mucho ambiente. Está llena de colegiales comiendo algodón de azúcar de colores o crepes rellenas de pastel (que por cierto, ¡tenéis que probarlas!).

Para comer… ¡Jangara Ramen! Este restaurante tiene uno de los mejores ramens que probamos en Japón y teníamos que volver a probarlo, así que cogimos el menú nº1 con bebida por 3400 yens por persona. ¡Delicioso! Está justo al principio de la calle Omotesando, bajando por la acera izquierda:

Si aún os quedáis con hambre, tenéis que probar las gyozas de Gyoza Lou, justo al lado de la tienda Kiddy Land de Omotesando. Tienen fama de estar muy ricas, aunque nosotros no llegamos a probarlas.

Por la tarde fuimos a Shibuya, nuestro barrio preferido de Tokyo y mientras esperábamos a que anocheciera nos metimos en el Karaoke Kan (30-8 Udawagacho). Este karaoke es famoso por salir en la película “Lost in Translation“, aunque coger la habitación con vistas que sale en la película será muy caro. Nosotros pagamos 3400 yens los 2 por 1 hora de karaoke en habitación normal y bebidas (Umeshu y whisky Santori).

No podéis iros de Tokyo sin ir a un karaoke ¡es muy divertido! Cuando cantas se queda oscuro y salen luces de discoteca para motivarte ¡jajaja! Lo bueno de este karaoke es que tiene canciones en inglés, así que podréis encontrar grandes éxitos como ABBA, Britney Spears, BSB, Michael Jackson… ¡muy actual!

Cuando salimos ya era de noche y pudimos disfrutar de las luces de los rascacielos, las pantallas de neón y el famoso cruce de Shibuya: donde multitud de gente cruza a la vez en todas direcciones son chocarse. ¡Este barrio es realmente mágico!

Estuvimos mirando tiendas de ropa en el centro comercial Shibuya 109 y después fuimos a la emblemática estatua de Hachiko, que está en la plaza de la estación. Es un homenaje a un perrito que esperaba cada día a su amo en la estación, incluso años después de que muriera. Podéis ver su triste historia en la película de Richard Gere “Siempre a tu lado, Hachiko”.

Para acabar un día redondo, cenamos un curry con queso y katsu (cerdo) en un restaurante que estaba al lado del hotel por 1500 yens los 2. ¡Mucho más barato que cenar en la zona de Shibuya!

¡Y todavía nos quedaban 2 días de escala en esta maravillosa ciudad! No os perdáis el siguiente post sobre Tokyo porque vimos varios sitios que nos quedaron pendientes en nuestro viaje anterior. ¡Fue un día de experiencias gastronómicas!

 

DÍA 4: TOKYO- Harajuku y Shibuya

DÍA 4: TOKYO- Harajuku y Shibuya

Habíamos guardado el domingo para esta zona, puesto que se supone que al mediodía se concentra gente disfrazada de sus personajes de anime favoritos (Cosplay) en el puente Jingu-bashi, al lado de la estación de Harajuku. Seguro que habréis oido hablar de las tribus urbanas de Tokyo: las gothic lolitas, los otaku, las gals… se pueden ver por todo Japón, pero esta zona es una de las más fashion, así que es probable ver más gente friki y vestida de todas las formas imaginables. ¡Da igual lo que te pongas en Japón, la gente ni se inmuta!

A las 10h llegamos al parque Yoyogui, fuimos desde la parada de metro Kodenmacho (línea Hibiya) hasta Meiji Jingumae (línea Chiyoda, 28 min, 190 yens). Entramos en el parque, que es como un bosque enorme y enseguida empezamos a ver chicas vestidas con kimono que se dirigían al templo. En medio de los inmensos árboles está el Meiji Jingu (9-16h), el templo sintoísta más importante de Tokyo. Es tradición escribir en unas tabletas de madera un deseo y colgarlas.

DSC_0320

Como era domingo ¡pudimos ver 2 bodas! Una de ella con los trajes tradicionales. Nos sorprendió que las invitadas fueran algunas con kimono y otras con vestidos de fiesta normales y que fueran todos en silencio, como una procesión (vamos, nada que ver con las bodas de aquí).

DSC_0318DSC_0312

En el parque también hay un jardín de lirios (Minami-Ike Shabuda) que no llegamos a ver.

Después, como todavía era pronto fuimos a la calle de tiendas Takeshita Dori ¡una pasada! Es una calle que está muy de moda entre los jóvenes. Básicamente puedes encontrar todo tipo de ropa y complementos, cuanto más raros, mejor. Está abarrotada de gente y es como un desfile de moda. Las crepes de esta calle están muy buenas, ¡hay algunas que llevan hasta pasteles dentro! Las hacen en forma de cono, como un helado.

DSC_0352DSC_0334

Como ya era mediodía fuimos con la emoción hasta el puente para ver si ya había gente disfrazada. Cuál fue nuestra decepción que sólo había una persona y ¡encima era guiri!. No sé si era porque estaba medio lloviendo o es que ya no se juntan allí…

DSC_0322

Pero no pasa nada porque por las calles sí que encontramos algunos:

DSC_0331DSC_0353DSC_0190

Como llovía, me compré un paraguas transparente de esos que hay por todos lados. Casi todos los japos van con uno y ¡yo no podía ser menos! Y después fuimos a un restaurante que nos habían recomendado como uno de los que hace mejores ramen. ¡Doy fe! Se llama Jangara Ramen y está al principio de la calle Omotesando, bajando de la estación de Harajuku, en la acera izquierda. Tienen 7 tipos de ramen, pero el más famoso es el nº1 (es barato, unos 600 yens), pero cuidado con una bola roja que ponen que pica un poco.

DSC_0345

Una vez comidos, bajamos por la calle Omotesando (dónde hay muchas tiendas de marca) y nos encontramos una de kimonos de segunda mano. Allí me compré un yukata por 20€ monísimo y ¡había más baratos!. Algunos tenían taras, pero otros estaban como nuevos.

Como teníamos tiempo, decidimos ir andando hasta Shibuya (unos 30 minutos). La idea era esperar a que anocheciera para ver las luces y salir de fiesta por allí, así que fuimos a tomar un café por el módico precio de 5€ (asqueroso, por cierto) mientras descansábamos de tanta tienda un rato. Shibuya es el barrio de Tokyo que más me ha gustado, las luces son impresionantes, todo lleno de tiendas, karaokes, mucho ambiente… Puedes pasarte horas sentado viendo la gente que pasa y no te aburres.

DSC_0381

Lo más destacable es su famoso cruce, el más transitado del mundo, en el que pasan multitudes en todas direcciones. ¡No te cansas de verlo! Si vais a la 2a planta de la estación, podréis hacerle fotos desde arriba.

DSC_0391

También es famosa la estatua del perro Hachiko que hay en la plaza de la estación. Es en homenaje a la triste historia de un perro muy fiel que esperaba a su amo cada día en la estación. Incluso cuando éste murió, el perro lo siguió esperando durante años (podéis ver la película “Siempre a tu lado, Hachiko” de Richard Gere).

Hay muchísimos centros comerciales y tiendas de ropa por la zona, como el Tokyu Hands. Recomiendo el 109 porque es muy original y se pueden ver muchas Gals con sus pelucas, pestañas postizas, lentillas, taconazos… ¿¿pero cuánto tiempo pasan arreglándose estas chicas??

Viniendo del 109, girando a la izquierda está la zona Dogenzaka, dónde están los Love Hotels y algunos clubs nocturnos.

Nosotros fuimos a cenar a un restaurante de la calle principal de tiendas que parecía barato pero luego no lo era tanto. Eran de esos que te tienes que descalzar y las mesas tienen una plancha para calentar la comida. Pedimos unas brochetas y un yakisoba por 3500 yens todo. Después fuimos a un bar de esa misma calle que hacían happy hour y pedimos sake frío para probarlo. ¡puaaagh! Da igual que esté frío o caliente, yo no sé cómo pueden beberse eso…

DSC_0422

Eran las 22h (allí eso es muy tarde ya) y como estábamos un poco contentos, entramos en un garito que se llama GasPanic porque era gratis. ¡Error! Era un sitio bastante guiri (ponían Danza Kuduro) y con un poco de mal ambiente. Duramos poco rato y decidimos coger el metro antes de que cerrara (a las 00h). He leído que hay otras discotecas por la zona que están muy bien, por ejemplo, el Club Camelot y vale solo 1000 yens la entrada. Y la más grande y famosa, aunque muy cara, es el Ageha (hay buses gratis que te llevan porque está a las afueras de Tokyo). Pero nosotros ya habíamos tenido suficiente, estábamos cansados y al día siguiente madrugábamos para ir de excursión a Nikko!