DÍA 3- NUEVA YORK: Misa Gospel, Central Park y Crucero por el río Hudson al atardecer

DÍA 3- NUEVA YORK: Misa Gospel, Central Park y Crucero por el río Hudson al atardecer

Ese domingo teníamos pensado ir a ver una Misa Gospel en Harlem por nuestra cuenta, así que nos levantamos muy pronto (a las 6 de la mañana) para desayunar en ZABARS unos bagels y poder llegar a la misa de las 8, que era la primera.

 

Fuimos a la Bethel Gospel Assambly (26 120th, metro 116 st) por ser una de las más recomendadas en foros. También recomendaban otras iglesias, pero las demás hacían la misa a las 11 y nosotros preferimos ir antes para aprovechar el día. La iglesia es bastante grande y se encuentra fácilmente, comparada con otras que habíamos ido encontrando por el camino.

 

20141012_101340

 

Nada más llegar nos recibieron muy bien y nos preguntaron de dónde éramos y cómo los habíamos conocido. Después nos acomodaron en unos bancos junto con los demás feligreses. De pronto, un hombre empezó a hablar por el micro sobre Dios de forma muy emotiva y la gente de la misa respondía con gritos de euforia. Entonces, empezaron a cantar y a bailar y se nos pusieron los pelos de punta de la emoción. La realidad es mucho más impresionante que en las películas, se nota que lo sienten y lo dan todo para demostrar su fe.

 

Después siguieron intercalando canciones con discursos y bailes (tipo Fama). La parte más emotiva fue cuando nos pidieron a los turistas que nos pusiéramos de pie y de golpe se giraron todos hacia nosotros y empezaron a cantarnos una canción para darnos la bienvenida mientras los feligreses vinieron a darnos la mano y a saludarnos, fue muy bonito por su parte. La misa duró unas 3 horas pero si te querías ir antes no te decían nada. Nosotros después de ese recibimiento no quisimos irnos.

 

Esta parroquia no me pareció tan turística como las que te llevan en las excursiones (por comentarios que he leído de otros viajeros) y tienen el detalle de no obligarte a dar una donación, de hecho a los turistas no nos daban ni el sobre para donar, sólo se lo daban a la gente que iba habitualmente. En fin, ¡una experiencia que no os debéis perder! La única pena es no haberlo podido grabar porque estaba prohibido.

 

Después, sobre las 11h nos fuimos a Central Park. Entramos a la altura del Museo de Historia Natural porque queríamos ver la parte sur del parque. Así de paso vimos el museo por fuera y los esqueletos de dinosaurio que hay nada más entrar, ya que no teníamos tiempo de verlo por dentro. Aunque si queréis entrar, tanto en este museo como en el Metropolitan (que está justo cruzando al otro lado del parque), podéis pagar la entrada que vosotros estiméis conveniente. Ellos te sugieren un precio pero es voluntario, según lo que puedas o quieras pagar.

 

DSC_0349
Museo de Historia Natural
Central Park es el parque urbano más grande de nueva York, mide más de 4 km de largo y 800 metros de ancho. Abre de 6 de la mañana hasta la 1 de la madrugada. La entrada es gratuita y si queréis más información sobre los eventos que hay en el parque, esta es su web: http://www.centralpark.com/.

 

central park

 

Lo primero que vimos al entrar en Central Park fue el Castillo de Belvedere, no nos costó mucho encontrarlo porque hay bastantes mapas. Desde arriba del castillo se ven unas vistas muy bonitas del Turtle Pond y de la parte norte del parque. Después fuimos andando hacia abajo donde estaba The Lake y lo bordeamos. Realmente da la sensación de que vas andando por un bosque, ¡no parece que estés en medio de Nueva York! Mucha gente subía en barquitas de remos en el lago y la verdad es que tuvimos mucha suerte porque hacía muy buen día.

 

DSC_0363
Turtle Pond
DSC_0373
The Lake
Llegamos a Strawberry Fields, la zona central de Central Park en la que hay un mosaico con la palabra “Imagine” en memoria de John Lennon, que fue asesinado en las proximidades del parque. Su casa está justo enfrente, en el edificio Dakota. En esta zona había mucha gente haciéndose fotos y también había músicos callejeros tocando canciones de los Beatles.

 

Después fuimos hasta Bethesda Fountain (una plaza grande con una fuente). Seguimos caminando hasta un estanque pequeño, que es donde se ponen a jugar con los barquitos teledirigidos (seguro que os suena porque sale en muchas películas) y también pasamos por un restaurante donde justo al lado se alquilan las barcas de remos (The Loeb Boat House). Muy cerca está la estatua de Alicia en el País de las Maravillas, que apenas se veía porque estaba llena de niños trepando por encima.

 

DSC_0413
Alice in Wonderland
Desandamos un poco el camino que habíamos hecho porque queríamos ir a The Mall, un famoso paseo de olmos, lleno de bancos que seguro que también os suena de algunas películas. Igual que la esplanada de hierba Sheep Meadow, donde la gente se tumba a tomar el sol, hace picnics, juega a pelota y disfruta de las maravillosas vistas de la ciudad desde un oasis de naturaleza (esta zona fue mi preferida del parque). En un principio dijimos de alquilar bicicletas por Central Park pero yo estaba bastante cansada, así que me quedé recuperando fuerzas en Sheep Meadows mientras mi pareja se fue a hacer running por Central Park, porque le hacía ilusión. La verdad es que veías un montón de gente corriendo, en bici, patines e incluso en carruajes de caballos.

 

DSC_0429
Sheep Meadow
Como ya era mediodía y estábamos hambrientos, nos dirigimos a la salida sur del parque, pasando por el Gran Carousel. En esta zona también está el zoo, otro lago que se llama The Pond o el Wollman Rink, que es donde ponen la pista de patinaje sobre hielo en Navidad.

 

En el extremo sur izquierdo del parque podréis ver la Columbus Circle, una plaza donde hay una estatua de Colón y la estación de metro 59st.

 

Nos habían recomendado un restaurante que es famoso por su sandwitch gigante de pastrami y su tarta de queso, pero cuando llegamos había una cola que rodeaba la manzana. Se llama Carnegie Deli porque está al lado del Carnegie Hall (854 7th Ave, entre las calles 54 y 55). Seguro que la comida estaba riquísima pero no podíamos esperar, así que nos comimos un sandwitch de pastrami en el bar de al lado, que a mi me supo un poco a mortadela, pero nos sirvió para saciar nuestra curiosidad.

 

DSC_0446

 

Después de pasar por el hotel para ducharnos y descansar un poco, nos fuimos al muelle 78, a coger un crucero por el rio Hudson mientras atardecía. Nos bajamos en la parada de metro 34st – Penn Station y fuimos andando hasta el muelle. De camino vimos a un montón de gente disfrazada que volvía de la ComicCon, cuyo recinto estaba muy cerca de allí.

 

Para el crucero, ya habíamos cogido las entradas previamente por internet en la página de Go Select www.smartdestinations.com. En teoría había que reservar el horario con anterioridad, pero tuvimos suerte y aún quedaban plazas libres para el Midtown Cruise de las 18h, justo el que queríamos. De este modo pudimos ver, a la ida, la Estatua de la Libertad y el skyline de Manhattan de día, mientras atardecía y a la vuelta lo vimos de noche iluminado. ¡Fue impresionante! Nos sentamos en la parte de alante del barco a la derecha, pero podías levantarte y salir fuera cuando quisieras si te molestaba el cristal de las ventanas para hacer fotografías. Además, el precio incluía una guía en inglés, que nos iba explicando lo que íbamos viendo. Creo que es una experiencia imprescindible, nunca te cansas de ver las vistas de la ciudad de Nueva York desde todos los ángulos posibles.

 

DSC_0471DSC_0508

 

El crucero duró 1 hora y media aproximadamente porque recorría sólo la parte sur de Manhattan, no daba toda la vuelta a la isla, pero pasaba por los sitios más emblemáticos: la Estatua de la Libertad, el puente de Brooklyn, los edificios de la zona financiera, etc.

 

DSC_0472

DCIM100GOPRO

DSC_0557

DSC_0565

 

Al volver ya era de noche y no vimos ningún autobús, así que decidimos ir andando al metro, tal y como habíamos hecho a la ida. Eran unas cuantas manzanas, pero no lo recomiendo porque de noche pasar por un polígono deshabitado da un poco de miedo. Pasamos por debajo de un puente donde había varias personas con mala pinta, que no nos hicieron nada pero pasamos un mal rato. Así que casi mejor coger un taxi si vais de noche por esa zona. De día hay autobuses, así que no hay problema.

 

Finalmente llegamos a Times Square, dimos una vuelta por las tiendas y nos fuimos al hotel a cenar unas ensaladas que habíamos comprado en un Deli.

 

4 thoughts on “DÍA 3- NUEVA YORK: Misa Gospel, Central Park y Crucero por el río Hudson al atardecer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *