Browsed by
Categoría: Oceanía

ESCALA DE 3 DÍAS EN TOKYO (1/2)

ESCALA DE 3 DÍAS EN TOKYO (1/2)

Como muchos ya sabréis, aprovechamos nuestra luna de miel a Australia, Nueva Zelanda y las Islas Cook para hacer una pequeña escala de 2 días y medio en Tokyo de camino. Somos unos enamorados de Japón y su comida, así que pensamos que para que el viaje no se hiciera tan largo y el jetlack no fuera tan duro, sería buena idea parar allí.

  • Vuelo

Así que miramos todas las combinaciones de vuelos posibles y al final vimos que volar de Tokyo a Cairns (Australia) nos costaba solamente 170€ por persona con Jetstar. Después cogimos el vuelo grande con British Airways: ida de Barcelona a Tokyo y vuelta de Auckland (Nueva Zelanda) a Barcelona por 825€. En total 995€ por persona, no es que fuera muy barato pero teníamos nuestra escala a Japón y además entrábamos por Australia y salíamos por Nueva Zelanda, que era lo que queríamos.

El día que empezó nuestra luna de miel teníamos que madrugar mucho, ¡pero estábamos tan emocionados que esa noche casi ni dormimos! El vuelo salía a las 7am de Barcelona y llegaba a las 7am del día siguiente a Tokyo, sin escalas. Así podíamos aprovechar ese día desde buena mañana para ver cosas.

Volar con British Airways nos gustó: fueron puntuales, la comida estaba buena, los asientos cómodos ¡y teníamos pantallas individuales para ver un montón de películas!

Nosotros ya habíamos viajado a Japón en 2012, podéis ver todos nuestros posts con la ruta que hicimos aquí. Así que esta vez queríamos aprovechar para visitar cosas que nos habían quedado pendientes de Tokyo, repetir nuestras preferidas ¡y comer mucho ramen jajaja!

  • Transporte del aeropuerto al centro

Llegamos al aeropuerto de Haneda y para llegar a nuestro hotel cogimos la línea de metro Keisei. Con ella ahora puedes llegar tanto a este aeropuerto como al de Narita y es mucho más barato que coger el Narita Express. Pagamos 570 yens por persona y llegamos a nuestra parada (Ningyocho) sin hacer trasbordos. En nuestro caso nos iba genial porque nuestro hotel estaba allí, pero depende de la zona donde os alojéis puede que os vaya mejor otra opción.

En el metro compramos la tarjeta PASMO de 1000 yens (500 de depósito), que es una tarjeta monedero que se puede ir recargando como la SUICA. Es lo más cómodo para ir en metro porque te van descontando el importe de cada viaje y no te tienes que preocupar de comprar billetes en cada trayecto.

Una de las cosas que nos hizo más ilusión fue repetir el hotel de nuestro otro viaje, ¡nos traía tantos recuerdos! Además nos gustó mucho y está céntrico y bien comunicado: a 1 parada en JR de Tokyo Station y con las líneas de metro Asakusa (A14) y Hibiya (H14) al lado. Podéis ver su descripción y situación en este post.

Esta vez nos costó 60€ la noche y estuvimos 2 noches.

  • Primer día en Tokyo: Harajuku y Shibuya

A pesar del cansancio, ¡no podíamos esperar para recorrer las calles de la ciudad! Así que cogimos el metro hasta la parada de Meiji-Jingumae (Chiyoda – 28 min – 190 yens) para ir al parque Yoyogui y ver su templo Meiji Jingu (9-16h), el templo sintoísta más importante de Tokyo. Todo esto ya lo hicimos la otra vez, pero nos gustó tanto la zona de Harajuku que queríamos volver.

Atravesamos el enorme torii de la puerta del parque y caminamos rodeados de árboles y farolillos de piedra hasta la zona donde están los barriles de sake antiguos, que habían sido ofrecidos al emperador.

Una vez en el templo, compramos una madera para escribir un deseo y colgarlo (500 yens), un amuleto de la suerte (800 yens), hicimos una ofrenda al árbol de los matrimonios ¡y vimos una boda tradicional!

En Japón cada vez que entréis en un templo tendréis que purificaros lavando primero vuestra mano izquierda, después la derecha y por último dando un pequeño sorbo con la ayuda de los cacitos de madera (no hace falta tragarse el agua).

Después fuimos a una de nuestras calles favoritas de Tokyo: ¡Takeshita Dori! Esta calle es alucinante para comprar ropa, frikadas y tiene mucho ambiente. Está llena de colegiales comiendo algodón de azúcar de colores o crepes rellenas de pastel (que por cierto, ¡tenéis que probarlas!).

Para comer… ¡Jangara Ramen! Este restaurante tiene uno de los mejores ramens que probamos en Japón y teníamos que volver a probarlo, así que cogimos el menú nº1 con bebida por 3400 yens por persona. ¡Delicioso! Está justo al principio de la calle Omotesando, bajando por la acera izquierda:

Si aún os quedáis con hambre, tenéis que probar las gyozas de Gyoza Lou, justo al lado de la tienda Kiddy Land de Omotesando. Tienen fama de estar muy ricas, aunque nosotros no llegamos a probarlas.

Por la tarde fuimos a Shibuya, nuestro barrio preferido de Tokyo y mientras esperábamos a que anocheciera nos metimos en el Karaoke Kan (30-8 Udawagacho). Este karaoke es famoso por salir en la película “Lost in Translation“, aunque coger la habitación con vistas que sale en la película será muy caro. Nosotros pagamos 3400 yens los 2 por 1 hora de karaoke en habitación normal y bebidas (Umeshu y whisky Santori).

No podéis iros de Tokyo sin ir a un karaoke ¡es muy divertido! Cuando cantas se queda oscuro y salen luces de discoteca para motivarte ¡jajaja! Lo bueno de este karaoke es que tiene canciones en inglés, así que podréis encontrar grandes éxitos como ABBA, Britney Spears, BSB, Michael Jackson… ¡muy actual!

Cuando salimos ya era de noche y pudimos disfrutar de las luces de los rascacielos, las pantallas de neón y el famoso cruce de Shibuya: donde multitud de gente cruza a la vez en todas direcciones son chocarse. ¡Este barrio es realmente mágico!

Estuvimos mirando tiendas de ropa en el centro comercial Shibuya 109 y después fuimos a la emblemática estatua de Hachiko, que está en la plaza de la estación. Es un homenaje a un perrito que esperaba cada día a su amo en la estación, incluso años después de que muriera. Podéis ver su triste historia en la película de Richard Gere “Siempre a tu lado, Hachiko”.

Para acabar un día redondo, cenamos un curry con queso y katsu (cerdo) en un restaurante que estaba al lado del hotel por 1500 yens los 2. ¡Mucho más barato que cenar en la zona de Shibuya!

¡Y todavía nos quedaban 2 días de escala en esta maravillosa ciudad! No os perdáis el siguiente post sobre Tokyo porque vimos varios sitios que nos quedaron pendientes en nuestro viaje anterior. ¡Fue un día de experiencias gastronómicas!

 

NUEVA ZELANDA: Mount Cook y Tasman Glacier

NUEVA ZELANDA: Mount Cook y Tasman Glacier

Ese día teníamos planeado uno de los trekkings que más nos gustó de la Isla Sur. Así que dejamos el maravilloso Lago Tekapo de buena mañana para conducir hasta el Aoraki Mount Cook National Park de camino a Wanaka, donde pasaríamos la noche. Antes de partir compramos comida en el supermercado 4Square de Tekapo y nos hicimos unos bocatas para la excursión. También aprovechamos para echar gasolina porque habíamos leído que allí era más cara.

mapa pukaki

La carretera que va de Tekapo al Monte Cook es realmente espectacular, ya que va bordeando el lago Pukaki con las montañas nevadas al fondo. ¡No sé cuántas veces paramos a hacer fotos en los miradores que íbamos encontrando por el camino! Probablemente cada 5 minutos, así que la 1:15h que duraba el trayecto se convirtió en 2 horas ¡jajaja!

mount cook_3

El lago Pukaki es de un color azul aún más impresionante que el Tekapo, ¡incluso más que el del cielo! Esto se debe a unas partículas de fluor glacial que yacen en las rocas del fondo y hacen que el color del lago parezca artificial. Es el lago más bonito que hemos visto en Nueva Zelanda y el paisaje que lo rodea es sobrecogedor.

mount cook_18

mount cook_5

mount cook_2

Sobre las 12h llegamos al pueblo de Aoraki Mount Cook y aparcamos cerca del Hotel Hermitage (89 Terrace Road, Mount Cook National Park), que dicen que desde su terraza se pueden ver unas vistas alucinantes del monte Cook, la montaña más alta de Nueva Zelanda, con una altura de 3754 metros. Sin embargo, cuando llegamos el tiempo se empezó a torcer, las nubes tapaban las montañas y empezó a chispear. ¡Aunque nada iba a impedirnos hacer el trekking!

mapa monte cook

El Hooker Valley Track es una ruta corta, de unas 3h ida y vuelta desde el pueblo, que termina en el glaciar Hooker. ¡El paisaje es alucinante! Tuvimos que atravesar 3 puentes colgantes rodeados de montañas y ríos para llegar al esperado glaciar. A pesar de que el viento no nos dió tregua y parecía que fuéramos a salir volando en cualquier momento, mereció mucho la pena esta excursión.

mount cook_21

mount cook_22

mount cook_23

mount cook_20

mount cook_24

mount cook_10

Para rematar decidimos ir a ver otro glaciar que está muy cerca: el Tasman Glacier. Cogimos el coche y al salir del pueblo a la izquierda veréis una bifurcación hacia la Tasman Valley Road. A unos 8km está el parquing donde empieza el trekking y mirad que vistas conduciendo hasta allí:

mount cook_13

mount cook_12

El Tasman Glacier View Track en realidad son 15 minutos subiendo escaleras hasta un mirador desde el que se ven los Blue Lakes (que ya no son azules) y el glaciar (que no tenía mucho hielo por el cambio climático y la época que fuimos). Sin embargo, ¡las vistas te quitan la respiración! Nos hubiésemos quedado allí todo el día contemplándolas… Por lo corto que es el trayecto hasta aquí, si estás por la zona, no dudéis en subir a este mirador.

mount cook_16

mount cook_15

mount cook_17

Otro trekking cortito que no nos dió tiempo a hacer es el Kea Point Track (2 horas ida y vuelta desde el pueblo) con vistas al monte Cook y al valle Hooker. En el I-SITE del pueblo os podrán informar de otras rutas más largas por el Mount Cook National Park y de si las condiciones climatológicas son adecuadas para realizarlas.

Cuando cogimos el coche para ir a Wanaka ya eran las 17h y nos esperaban 2:30h de camino que se hicieron eternas, por el cansancio acumulado y porque a la radio del coche no llegaba la señal. Al final nos pilló un diluvio universal, pero por fin llegamos al que sería nuestro alojamiento por una noche:

YHA Wanaka (94 Brownston Street, Wanaka)

1 noche en habitación doble: 66€

Este hostel está en el centro de Wanaka pero nuestra experiencia no fue muy buena: la ducha iba muy mal y casi no caía agua, me quedé encerrada en el baño de la habitación porque la puerta se atrancó y tuvieron que venir a rescatarme y al día siguiente nos quedamos sin luz… A pesar de esto no dormimos mal, el hostel tenía WiFi, parquing gratis y cocina comunitaria.

mount cook_1

Como estábamos tan cansados y llovía, esa noche cenamos en un Subway (2 bocatas grandes y bebidas por 33NZ$) y nos fuimos a dormir sin ver el lago Wanaka. ¡En el próximo post de Nueva Zelando os lo enseñamos!

 

Nueva Zelanda: lago Tekapo y sus estrellas

Nueva Zelanda: lago Tekapo y sus estrellas

Ese día nos despertó la alarma contra incendios de madrugada en nuestro hotel de Christchurch… unos adolescentes borrachos vieron muy gracioso hacerla sonar, ¡vamos, todo el hotel tronchándose de risa estaba! Sobretodo cuando tuvimos que salir a la calle en pijama y muertos de sueño. Sin embargo, esto fue una señal premonitoria de lo que sucedería al final del día, si seguís leyendo lo entenderéis.

Ya que habíamos madrugado, desayunamos pronto y nos fuimos en coche al lago Tekapo. Llegamos sobre las 11h, después de unas 3h conduciendo.

Lago Tekapo

tekapo_29

plano tekapo

Uno de los motivos por los que queríamos venir a este lago es porque aquí se puede ver el mejor cielo estrellado de Nueva Zelanda. Tiene un extraño microclima en el que apenas hay nubes por la noche, la atmósfera es clara y hay poca contaminación lumínica. Por eso, construyeron el Observatorio del Monte John, en el cual se pueden contratar tours para ver las estrellas y los planetas con telescopios gigantes. Así que si queréis disfrutar de una noche mágica, ¡no dudéis en dormir una noche cerca de Tekapo!

Nada más llegar al pueblo, fuimos al I-SITE para preguntar por el tour de las estrellas. Se reserva en la Oficina de Earth & Sky que está justo al lado y nos dijeron que había 3 opciones de tour en esa época:

  • Mt. John Observatory Night Tour: 150NZ$ (2h).
  • Twilight Tour: 150NZ$ (2h – Solo en verano).
  • Cowan’s Observatory Tour: 95NZ$. Este tour es más barato pero lo hacen solo en verano en otro observatorio más pequeño y dura 1:25h.

Recomendamos reservarlos online con antelación porque nosotros queríamos hacer el Night Tour y ya estaba agotado para esa noche. Así que reservamos el Twilight Tour que era antes, a las 20:45pm, para ver también la puesta de sol.

Después de haber soltado los 300NZ$ de la excursión, que luego os contaremos, fuimos a ver el lago Tekapo. Solo por verlo ya merece la pena ir porque su agua es de un increíble color azul y está rodeado de montañas nevadas y unas flores parecidas a la lavanda ¡es realmente precioso!

tekapo_28

tekapo_27

tekapo_5

Desde una playa de rocas, cruzamos el puente para ir a ver la iglesia más fotografiada de todo Nueva Zelanda: Church of the Good Shepard. La razón es que dentro hay una ventana con vistas al lago, pero el buen pastor no nos dejó entrar para hacer fotografías y por fuera estaba rodeada de chinos, ¡así que lo nuestro nos costó sacar la iglesia sola en 1 foto! Al ser un sitio tan turístico, es mejor madrugar o ir a última hora.

tekapo_10

tekapo_26

tekapo_8
La foto a la famosa ventana la hicimos con zoom desde fuera de la iglesia

tekapo_6

tekapo_7

¿Dónde comer?

A la hora de comer fuimos al restaurante japonés Kohan (6 Rapuwai Lane), que tenía muy buenas opiniones y la verdad es que estaba muy rico y barato. El agua era gratis y comimos udon con sopa de wakame, edamame, un rollo de sushi enorme, sopa de miso y un katsudon por 38NZ$ todo. ¡Lo que nos sobró nos lo pusieron en un tupper para la cena!

tekapo_01

¿Dónde dormir?

Nos alojamos en el camping Lake Tekapo Motel & Holiday Park (2 Lake Side Drive).

Un bungalow nos costó 149NZ$ (96€) la noche.

Nos salió un poco caro porque lo reservamos tarde y era lo que quedaba mejor de precio. Sin embargo, el camping está muy bien y tiene habitaciones más baratas. Está a unos 10 minutos en coche, a las afueras del pueblo, en un sitio muy tranquilo en frente del lago y de una playa. Cerca están los Tekapo Springs, que son unos baños termales que cuestan 20NZ$.

El bungalow tenía un porche con vistas, parking, WC, nevera, set de café y té, TV y mesa con sillas. El WIFI era de pago y en las zonas comunes tenías BBQ y cocina. ¡Nos gustó mucho y estábamos rodeados unos patitos muy graciosos que venían a pedir comida!

tekapo_15

tekapo_14

tekapo_11

tekapo_12

Monte John

Aunque no cojáis el tour nocturno, es imprescindible que subáis al Observatorio del Monte John de día para ver las vistas desde allí. Podéis subir andando por un camino muy bonito lleno de conejos, son unas 2’5h ida y vuelta. También podéis subir en coche, teniendo en cuenta que la carretera cierra a las 18h y se pagan 5NZ$.

Arriba encontraréis el Astro Bar y el Observatorio. Podréis tomar pasteles o algo calentito y disfrutar de las vistas desde varios miradores al lago Tekapo, el lago Alexandrina y el pueblo.

tekapo_18

tekapo_21

tekapo_19

tekapo_22

tekapo_17

tekapo_16

tekapo_20

Después de cenar en nuestro bungalow, a las 20:45h fuimos a las oficinas de Earth & Sky para empezar nuestro Twilight Tour.

Allí nos dejaron unos abrigos polares muy calentitos y como souvenir nos dieron unas luces rojas (tipo led) para ver por el camino y no tropezar con un conejo. Las luces blancas están totalmente prohibidas en el Observatorio, así como los flashes y los móviles por la contaminación lumínica. De hecho, nos llevaron en un minibús hasta arriba y el último tramo lo hacía sin luces, ¡el conductor se sabía las curvas de memoria!

Al llegar vimos un poco de la puesta de sol y después entramos a la sala de control, donde nos enseñaron un telescopio gigante y nos explicaron cómo se descubren los planetas y las estrellas.

tekapo_23

tekapo_24

tekapo_25

Después nos llevaron al Astro Bar y mientras nos comimos un brownie de chocolate, nos enseñaron con un proyector cómo se encuentra el Sur y cuáles eran las estrellas que se pueden ver en el Hemisferio Sur, que son totalmente distintas a las que vemos nosotros habitualmente. Una vez instruídos, salimos a verlas por unos telescopios más pequeños mientras tomábamos un chocolate caliente. Pudimos ver de cerca la Luna, el planeta Saturno ¡y hasta una constelación de estrellas!

Después de admirar el cielo y hacernos una foto grupal, nos llevaron de nuevo al pueblo con la minivan a oscuras. El tour nos gustó mucho porque nunca habíamos estado en un Observatorio por dentro y es muy interesante. Sin embargo, el precio nos pareció excesivo y realmente se puede disfrutar de un maravilloso cielo estrellado desde cualquier punto tranquilo del lago (desde nuestro camping se veía genial). Así que tampoco lo consideramos indispensable.

tekapo_1

tekapo_2

¿Creéis en las señales?

Cuando volvimos del tour, ¡vimos que se habían calado fuego en algunas casetas del camping! Estaban los bomberos y las ambulancias, pero por suerte todo fue un susto y no pasó nada grave. ¡Apagaron el fuego en seguida y nadie salió herido! ¡Fue muy extraño que sucediera esto justo el día que nos despertamos con una alarma de indendios en otro hotel!

¡Esperamos que si vais a Nueva Zelanda, incluyáis el Lago Tekapo en vuestra ruta! ¡A nosotros nos encantó! Y en el próximo post os enseñaremos otro lago que está muy cerca y uno de los trekkings que más nos gustaron de la isla sur.

 

VÍDEO DE LAS ISLAS COOK

VÍDEO DE LAS ISLAS COOK

¡Os presentamos nuestro nuevo vídeo sobre las paradisíacas Islas Cook! Podréis ver sus playas, su espectacular fondo marino y la laguna de Aitutaki, considerada como la mejor del mundo.

Esperamos que os guste y si queréis más información sobre este rinconcito de Oceanía tenéis 2 posts sobre las Islas Cook y Aitutaki.

NUEVA ZELANDA: CHRISTCHURCH

NUEVA ZELANDA: CHRISTCHURCH

En este post seguimos explicando nuestra ruta por la isla sur de Nueva Zelanda. Después de nuestra visita a los pingüinos de Akaroa, fuimos en coche hasta Christchurch (1:25h), la segunda ciudad más grande del país, la más grande de la isla sur y la más inglesa.

christchurch map

Christchurch ha sufrido varios terremotos, el de 2011 fue especialmente devastador, causando la muerte de 181 personas y el derrumbe de edificios e iglesias. La ciudad está todavía en construcción, pero un movimiento artístico ha surgido para que no se vea triste y vacía. En los terrenos desolados que están por construir, han puesto obras de arte, estatuas y graffitis. En ellos se puede apreciar el espíritu de lucha de la ciudad, las ganas de recuperarse y de tirar para delante. La organización Gap Filler se dedica a llenar espacios vacíos con obras de arte como el Pallet Pavilion (Kimore St. esq. Durham St.).

christchurch_9

christchurch_14

christchurch_7

christchurch_12

christchurch_15

La catedral de Christchurch se derrumbó y aún está en ruinas, podréis ver lo que queda de ella en Chatedral Square rodeada de memoriales por las víctimas.

christchurch_16

christchurch_17

El arquitecto japonés Shigeru Ban ha construido una catedral provisional de cartón (234 Hereford St./ 9-17h/ 5NZ$ donativo).

christchurch_8
También dimos una vuelta por la bonita calle New Regent, recién reformada y llena de tiendas y restaurantes.

christchurch_10

christchurch_13

Y nos acercamos al museo de arte y al Jardín Botánico (7-20:30/ Rolleston Ave.), dentro del cual está el I-SITE. Alrededor está el parque Hagley y si vais en primavera, merece la pena acercaros a Harper Ave. para ver los cerezos en flor.

christchurch_21

christchurch_01

christchurch_02
Si tenéis tiempo, podéis subir al tranvía turístico que os llevará por los sitios emblemáticos de la ciudad y veréis sus casitas de estilo británico. Aunque aparte de lo que vimos nosotros, no hay mucho más.

christchurch_5

christchurch_20

christchurch_19

¿Qué se puede hacer en los alrededores de Christchurch?

  • Si habéis leído nuestro anterior post, sabréis que está muy cerca de Akaroa y este encantador pueblo de estilo francés merece una visita. Sus paisajes son impresionantes y podréis ver pingüinos, delfines y focas.
  • Kaikoura también es una buena opción para hacer una excursión y ver focas y ballenas.
  • Tenéis varios spas por la zona, como Hamner Springs o Maruia Springs (japonés).
  • Recomiendan visitar alguna bodega de los viñedos de Waipara, como la Pegasus Bay, Waipara Hills o Waipara Springs. Podréis degustar vino riesling, chardonnay y pinot noir. Incluso podréis dormir en un hostal que simula un vagón de tren en Waipara Sleepers.
  • Orana Wildlife Park: para ver a los famosos kiwis (793 McLeans Island Road/ 21€/10-17h).

¿Dónde comer en Christchurch?

  • Pedro’s House of Lamb (17 Papanui Road): son el n° 1 en TripAdvisor y si no reservas con antelación, estará todo agotado. Estos españoles hacen el mejor cordero con patatas para llevar de Nueva Zelanda. Cada bandeja es para 2 personas y cuesta 45NZ$. También están en Queenstown y no os podéis ir sin probarlo!
  • Fiddle Sticks (48 Worcester St.): restaurante céntrico bastante caro, pero comimos muy bien. Si os queréis dar un capricho, tienen filete de Angus (40NZ$) o espalda de cordero (34NZ$).

christchurch_24

  • Canterbury Cheesemongers ( 301 Montreal St./9-17h): para una opción más barata, aquí encontrareis bocatas de queso muy ricos.
  • C1 Expresso (185 High St./7-22h): esta cafetería está en una antigua oficina de correos y está hecha de materiales reciclados. 

¿Dónde alojarse?

53 Southern Comfort Motel (64€ la noche)
(Dirección: 53 Bealey Ave., St. Albans Merivale 8013 Christchurch).

christchurch_3

christchurch_2

christchurch_4

Nuestra elección fue este motel, muy parecido a los de Rotorua. Tenía parking, piscina y WiFi gratis. La habitación era grande y tenía cocina, nevera, microondas, TV, sofá, baño y café y té gratuito.

Recomendación:

Es interesante visitar Christchurch si vais por la zona y tenéis medio día libre, pero si vais con el tiempo justo o no os coge de paso en vuestra ruta, no merece la pena visitarla. Para nosotros no fue una visita imprescindible en nuestro viaje a Nueva Zelanda, fuimos porque cogimos un vuelo desde la isla norte a Christchurch y nos venía de paso, pero creemos que es mejor invertir ese tiempo en Akaroa o Kaikoura.

En el siguiente post sobre Nueva Zelanda hablaremos de nuestro paso por el lago Tekapo y su maravilloso cielo estrellado ¡No os lo perdáis!

NUEVA ZELANDA: AKAROA (POHATU PENGUINS)

NUEVA ZELANDA: AKAROA (POHATU PENGUINS)

Hoy os queremos contar una de las experiencias que más nos gustaron de nuestro viaje a Nueva Zelanda: ¡dormir rodeados de una colonia de pingüinos!

Reservamos con anterioridad un pack de actividades con alojamiento en la web de Pohatu Penguins por 150NZ$ (97€) por persona.

Incluye:

  • 4WD tour por Akaroa Lighthouse Scenic Reserve.
  • Trekking por el Beech Forest de la Tutakakahikura Scenic Reserve (2-3h).
  • Kayak en Flea Bay para avistar pingüinos, focas y delfines (Pohatu Marine Reserve).
  • Tour nocturno para ver la colonia de pingüinos azules y con suerte algún pingüino de ojos amarillos.
  • Alojamiento en una casita rústica en medio de la colonia.
  • Transporte desde Akaroa.

No incluye:

  • La comida (allí no hay tiendas donde poder comprarla, así que la tendréis que traer desde Akaroa). Hay que llevar un bocata para comer el primer día y comida para hacer la cena y el desayuno del día siguiente.

pohatu

Pohatu Penguins

Francis y Shireen llevan 30 años protegiendo los pequeños pingüinos azules de sus depredadores. Viven al lado de la colonia más grande de Mainland New Zealand. Les han construido pequeños refugios en los que tienen a sus crías y cada año vuelven a Flea Bay para procrear. Si cogéis alguno de sus tours estaréis ayudando a la conservación de esta colonia de pingüinos.

A las 11:45h fuimos a su oficina de Akaroa (2/8 Rue Balguerie) para encontrarnos con nuestro guía Benny, un francés muy majo que había vivido en el País Vasco. Junto con otra pareja de Auckland, nos llevó en su furgoneta hasta Flea Bay. Paramos varias veces a hacer fotos porque las vistas de Akaroa desde la carretera eran impresionantes!

pohatu penguins_2

pohatu penguins_43

pohatu penguins_37

Benny nos estuvo contando muchas cosas sobre la fauna y flora del país: los problemas que estaban teniendo con los animales y plantas que habían introducido de fuera y ahora estaban dañando el ecosistema. ¡Se notaba su pasión por la naturaleza y te la contagiaba!

Al llegar a Flea Bay, nos pusimos los bañadores y llevaron nuestras cosas a los alojamientos para que nosotros hiciéramos el tour en kayak. Benny nos guió a través de la Pohatu Marine Reserve, donde pudimos navegar entre pingüinos y focas. También tuvimos suerte y vimos a un grupo de delfines Héctor, los más pequeños del mundo. En todo momento respetábamos las distancias para no molestarles, ¡pero poder verlos en libertad en su hábitat fue alucinante!

       pohatu penguins_3     pohatu penguins_51

        pohatu penguins_4    pohatu penguins_6

Benny era un profesor genial de kayak, nos enseñó que en el mar se rema de forma distinta que en el río y hasta nos metió por dentro de una cueva. Después de 3 horas fantásticas, volvimos exhaustos a la playa.

pohatu penguins_5

Como no habíamos tenido suficiente, nos llevó al inicio del trekking por Tutakakahikura Scenic Reserve. Esta vez lo hicimos nosotros solos porque la otra pareja ya se volvía a Akaroa. Depende de donde empieces el trekking dura 2 o 3 horas y nosotros decidimos hacer el más corto para que no se nos hiciera de noche.

pohatu penguins_7

pohatu penguins_11

El bosque es privado, solo se puede acceder si contratas la actividad con ellos. De hecho hay que saltar unas vallas para entrar, pero el entorno es envidiable. Vimos 3 cascadas preciosas y recorrimos el borde del río hasta llegar al último trozo del camino, que no es apto para personas con vértigo. Al final llegas a unas praderas llenas de vacas y ovejas… ¡justo allí en medio nos esperaba nuestra casita!

pohatu penguins_9

pohatu penguins_10

pohatu penguins_13

pohatu penguins_12

pohatu penguins_15

Había otros alojamientos en Flea Bay, pero nos recomendaron esta casita para parejas porque quedaba apartada del resto y la chimenea para hacer fuego le daba un toque romántico.

pohatu penguins_19

pohatu penguins_16

        pohatu penguins_18    pohatu penguins_17

La casa no tenía electricidad, por la noche teníamos que encender el fuego y velitas. Cocinamos con un fogoncillo de gas y el baño estaba fuera, a 10 metros de la casa (¡ir al baño de noche era toda una aventura!). También se oían ruidos de animales y cuando abríamos la puerta, ¡teníamos a 10 vacas delante del porche mirándonos! ¡Fue una experiencia genial y la recomendamos sin dudarlo!

       pohatu penguins_27   pohatu penguins_28

pohatu penguins_29

pohatu penguins_30

Si os gustan las comodidades o sois un poco “tiquismiquis” con los bichos, es mejor que no os alojéis aquí. Pero si queréis probar como se vivía antiguamente, en una casita rústica en medio de la nada y disfrutar de una experiencia única rodeados de naturaleza, vacas, ovejas y una colonia de pingüinos… ¡este es vuestro sitio! ¡Yo estoy enamorada de esta casa, me habría quedado a vivir allí!

pohatu penguins_52

Sobre las 19h fuimos a la granja de la familia para dar el biberón a las ovejitas, ¡casi muero de amor!

pohatu penguins_21

pohatu penguins_46

pohatu penguins_44

          pohatu penguins_34 pohatu penguins_20

Después nos llevaron a hacer un tour nocturno para ver como los pingüinos volvían de nadar. Nos explicó cómo les ayudaban y nos enseñaron algún refugio con crías dentro, siempre en silencio y haciendo fotos sin flash para no molestarles. Después nos dieron un traje de camuflaje y unos prismáticos y desde un observatorio oculto pudimos ver de cerca a los pequeños pingüinos azules, como salían del agua y se iban a sus nidos.

        pohatu penguins_47   pohatu penguins_48

pohatu penguins_50

pohatu penguins_24

También tuvimos mucha suerte y pudimos ver un pingüino de ojos amarillos, que son muy difíciles de ver porque están en peligro de extinción.

pohatu penguins_23     pohatu penguins_49

Después de tantas experiencias emocionantes nos fuimos a nuestra casita a cenar a la luz de las velas y caímos rendidos.

pohatu penguins_26

Al día siguiente nos levantamos pronto para dar una vuelta por la playa a ver si veíamos a más pingüinos… ¡es adictivo esto!

pohatu penguins_35

pohatu penguins_14

Después Benny nos llevó al Akaroa Lighthouse Scenic Reserve, una reserva marítima en la que se pueden ver delfines desde unos acantilados. ¡Las vistas desde allí eran alucinantes!

pohatu penguins_1

pohatu penguins_40

pohatu penguins_38

pohatu penguins_39

pohatu penguins_41

Desde allí ya volvimos a Akaroa y dimos por finalizado el tour con Pohatu Penguins. De verdad, ¡merece mucho la pena!¡No nos cansaremos de recomendarlo! Es una experiencia que nunca olvidaréis.

pohatu penguins_42

 

NUEVA ZELANDA: ISLA SUR – AKAROA

NUEVA ZELANDA: ISLA SUR – AKAROA

La Isla Norte nos ha descubierto sitios increíbles como sus volcanes y zonas geotermales, cuevas iluminadas por luciérnagas, bosques, cascadas, tierras oscuras de Mordor y prados llenos de ovejas y casitas de hobbit. Era hora de decir adiós a estos paisajes de cuento de hadas y volar hacia la naturaleza más salvaje de la Isla Sur.

Los últimos días del viaje volveremos a la Isla Norte para coger el vuelo internacional a Barcelona y aprovecharemos para ver la ciudad de Auckland, pero aún quedan muchas aventuras que contar antes que eso.

Nuestro itinerario por la isla sur:

  • Día 7 – Akaroa (Pohatu Penguins).
  • Día 8 – Akaroa – Christchurch.
  • Día 9 – Christchurch – lago Tekapo (Mt. John Observatory)
  • Día 10 – Lago Pukake – Monte Cook: Hooker Valey Track y Tasman Glacier – Wanaka
  • Día 11 – Lagos Wanaka y HaweaQueenstown
  • Día 12 – Queenstown (paracaídas) – Glenorchy – Arrowtown
  • Día 13 – Excursión a Milford Sound.
  • Día 14 – Vuelo Queenstown – Auckland.
  • Día 15 – Auckland (isla norte)
  • Día 16 – Vuelo Auckland – Barcelona.
  • Día 17 – Llegada a Barcelona.

mapa nz sur

Vuelo

11:55 Rotorua – Christchurch 13:45
Volamos con Air New Zealand y nos costó 115€ por persona.

Coche

Una vez en el aeropuerto de Christchurch, fuimos a la oficina de Europcar para recoger nuestro nuevo coche de alquiler:

  • Ford Titanium: un coche grande, tipo 4×4 que nos costó 570 € (9 días).
Al no haber conducido nunca un coche automático, al principio nos costó un poco saber cómo iba. Tuvimos que leernos las instrucciones porque no lo sabíamos arrancar jajaja pero después ya fue todo sobre ruedas 😉

En el post sobre la Isla Norte encontraréis consejos para conducir en Nueva Zelanda por la izquierda.

coche_1

Akaroa

Dejamos Christchurch para más adelante y condujimos directamente hasta Akaroa (1:25h).

La Península de Banks se formó a partir de 2 enormes erupciones volcánicas hace 8 millones de años (por eso tiene esa curiosa forma dentada). En ella se encuentra el encantador pueblo costero de Akaroa, de marcada influencia francesa tanto en sus casas, como en su gastronomía o los nombres de sus calles. Esto es así porque durante el s.XIX un capitán de un ballenero francés negoció la compra de estas tierras con los maoríes de esa zona. Cuando los colonos franceses llegaron a la Península de Banks para ocuparla, ésta ya había sido reclamada por los británicos. Sin embargo, decidieron quedarse igualmente fundando un pueblo francés dentro de una colonia británica.

akaroa_21
akaroa_22

La Península de Banks tiene unos paisajes impresionantes con verdes praderas llenas de ovejas, acantilados y calas vírgenes. Para nosotros es una visita imprescindible en la isla sur ¡quedamos enamorados de Akaroa!. Además, en esta zona podréis disfrutar de su variada fauna (delfines, focas y pingüinos).

akaroa_16
akaroa_18
akaroa_28
akaroa_10

¿Dónde comer?

Como era muy tarde cuando llegamos, fuimos directamente a comer al restaurante Fish&Chips en frente del mar (59 Beach Rd). Está riquísimo y es muy barato: comimos 2 menús por 13NZ$, incluyendo la famosa bebida neozelandesa L&P (que parece Sprite). El pescado era freco y sobraron un montón de patatas fritas que guardamos para la cena. ¡Podemos afirmar que es el mejor fish&chips que comimos en Nueva Zelanda!

akaroa_20

También hay muchos restaurantes franceses que tenían buena pinta, pero nosotros preferimos comprar la cena en el supermercado Four Square (72 Rue Lavaud) para ahorrar un poco. ¡No os perdáis los pastelitos de carne típicos de Nueva Zelanda y Australia! ¡Riquísimos y baratos!

akaroa_11

¿Qué ver en Akaroa?

  • Lo más bonito de Akaroa es darse una vuelta por el centro y ver sus casitas de estilo francés.
  • akaroa_26

    akaroa_6

    • La zona del puerto con sus muelles y las barquitas fundiéndose con el paisaje es realmente precioso. Merece la pena sentarse en un banco del paseo al atardecer y admirar la vista.

    akaroa_35

    akaroa_23

    akaroa_24

    akaroa_32

    • Desde allí salen cruceros para ver focas y los delfines Héctor (los más pequeños del mundo). En verano incluso hay excursiones para nadar con ellos en libertad. Suelen valer unos 75NZ$ y algunas compañías son Akaroa Dolphins o Black Cat Cruises.
    • El faro es otro de los sitios imprescindibles si visitáis Akaroa. Está a 10 minutos andando del centro.

    akaroa_30

    akaroa_31

    • St. Patrick Catholic Church (29 Rue Lavand/ 8-20h)

    akaroa_33

    akaroa_12

    • Giant’s House: es una casa de fantasía tipo “Alicia en el país de las Maravillas”, destacan sus mosaicos (68 Rue Balguerie/ 12-17h/ 20 NZ$)

    akaroa_14

    • Akaroa Museum (71 Rue Lavaud/ 10:30-16:30h/ 4NZ$)
    • Mercados: los sábados los granjeros ponen puestecitos de comida en el centro.

    akaroa_5

    Hotel

    Akaroa TOP 10 Holiday Park (96 Morgans Road)

    Un bungalow en este camping nos costó 87€ la noche. Nos salió un poco caro porque lo cogimos con poca antelación y no quedaba mucho donde elegir. Sin embargo, mereció la pena porque disfrutamos de unas vistas increíbles de la bahía desde nuestro bungalow.

    Tenéis un descuento de 15€ para vuestras reservas de hotel en Booking en el siguiente enlace.
    akaroa_43
    akaroa_3
    akaroa_1

    Era para 4 personas y tenía cocina, baño, sofá, TV, porche con vistas y parking. En el camping había una piscina y una lavandería y el WIFI eran 2NZ$ por día.
    akaroa_41
    akaroa_39

    Está un poco alejado del centro pero en coche es un momento y también hay un camino por la montaña para ir andando a Akaroa en 20 minutos.

    Nuestra cena de súpermercado “a la francesa” consistió en un vino y un queso típico de la zona que se llama Barrys Bay Cheese viendo el atardecer desde nuestro porche.

    akaroa_2

    ¡No os perdáis el próximo post con una de las experiencias más increíbles que vivimos en Nueva Zelanda y que recomendamos a todo el mundo: dormir en una cabaña en medio de una colonia de pingüinos!

    Nueva Zelanda: wai-o-tapu y waikite valley spa

    Nueva Zelanda: wai-o-tapu y waikite valley spa

    Ese día nos fuimos con las maletas de nuestro hotel de Rotorua porque íbamos a visitar varias cosas de camino al Tongariro National Park: Wai-o-Tapu, Waikite Valley Thermal Pools, Taupo y las Huka Falls. En unos días volveríamos a Rotorua para verla mejor, ya que nuestro vuelo a la isla sur salía desde allí.

    mapa

    Así que cogimos el coche y nuestra primera parada fue Wai-o-Tapu, que está a 30 minutos de Rotorua y es considerada la zona activa geotermal más grande, colorida y diversa de Nueva Zelanda. ¡Para nosotros es una visita imprescindible!

    En maorí significa “Agua Sagrada” y tiene una extensión de 18km2, de los cuáles sólo se puede visitar una pequeña parte. Wai-o-tapu se encuentra en la zona volcánica de Rainbow Mountain y se ha ido formando desde hace 15000 años. Está dividida en 3 zonas: la central y más grande, el géiser Lady Knox y las piscinas de lodo. Estas 2 últimas están fuera del complejo y son gratis.

    • Precio: 32,5NZ$ (20€), aunque a nosotros nos salió con un 10% de descuento por tener la guía del aeropuerto.
    • Horario: 8:30-15:15h (última entrada)
    • Dirección: 201 Waiotapu Loop Road.

    Tuvimos que ir con el coche a otro parking que está a 5 minutos de la entrada principal de Wai-o-Tapu para ver el géiser Lady Knox, que entra en erupción cada día a las 10:15 am y escupe chorros de hasta 20 metros de altura. Sin embargo, lo provocan de manera artificial con una pastilla de jabón para iniciar la reacción y es todo un show porque te ponen en una especie de anfiteatro y un hombre hace de presentador ¡jajaja! A nosotros nos fue bien porque el día anterior no pudimos ver el géiser Pohutu, pero si ya habéis visto alguno, os podéis ahorrar el espectáculo.

    waiotapu_3

    waiotapu_2

    Después fuimos a la zona de las piscinas de lodo, que también está a 5 minutos en coche y nos quedamos impresionados con la cantidad de burbujas que producían:

    waiotapu_22

    waiotapu_21

    Por último, dejamos el coche en el parque principal y entramos a Wai-o-tapu. Hay 3 recorridos que se pueden hacer en esta área geotermal:

    • Itinerario 1 rojo: es el más bonito y en el que se encuentran las principales atracciones.
    • Itinerario 2 naranja: encontraremos varios miradores con vistas.
    • Itinerario 3 amarillo: va hasta un lago y pasa por varias piscinas de agua hirviendo.

     

    WaioTapu-Map

    Nosotros hicimos los 3 y tardamos unas 3 horas haciendo mil fotos. En realidad, con la ruta 1 ya se ve todo lo más importante, así que podéis hacer sólo esa si vais justos de tiempo.

    Para evitar las multitudes de gente, nosotros hicimos el recorrido 1 en sentido contrario al indicado. Lo primero que nos encontramos fue la Devil’s Bath (25), es un cráter colapsado con altas concentraciones de azufre que hacen que el agua tenga este color amarillo-verde fosforito tan espectacular:

    waiotapu_4

    Después vimos varios cráteres humeantes: Inferno Crater (22), Sulphur Cave Crater (24) y Bird’s Nest Crater (23). Este último se llama así porque los pájaros anidan en sus paredes para aprovechar el calor e incubar sus huevos.

    waiotapu_5

    Llegamos a la Champagne Pool (21), que es el lago de agua burbujeante más grande, con 65 metros de diámetro y 62 metros de profundidad. Su temperatura llega a los 74ºC y tiene una gran cantidad de minerales en su interior (oro, plata, mercurio, arsénico, azufre…) que le dan distintas tonalidades.

    waiotapu_6

    waiotapu_7

    ¡Casi no veíamos nada de la cantidad de vapor que emanaba! Aquí ya empezábamos a acostumbrarnos al olor a huevo podrido característico de la zona. No nos quedaba más remedio…

    waiotapu_8

    waiotapu_9

    Después entramos al itinerario 2 (naranja) y pasamos por The Primrose Terrace (8): unas terrazas de cuarzo formadas por depósitos de silicato de cal provenientes de la Champagne Pool que van creando estas formas al sedimentarse. Actualmente son los más grandes de Nueva Zelanda y finalizan con las Bridal Veil Falls.

    waiotapu_10

    waiotapu_11

    Continuamos por el itinerario 3 (amarillo) pasando por unas pasarelas de madera por el Wai-O-Tapu Geyser (13), los Alum Cliffs (14) y varias piscinas de agua caliente como la Frying Pan Flat (15) o la Oyster Pool (16), con altas concentraciones de azufre.

    waiotapu_05

    waiotapu_13

    waiotapu_14

    waiotapu_15

    Finalmente llegamos al Lake Ngakoro Waterfall (18), que es donde desemboca toda el agua de Wai-o-Tapu llena de minerales por una cascada y desde el mirador podremos apreciar el cambio de color del lago.

    waiotapu_12

    waiotapu_04

    Iniciamos el camino de regreso pasando por los árboles teñidos de naranja a causa del azufre del Native Bush Walk (19) y los Sulphur Mounds (20). Y pasamos por el Kaingaroa Forest hasta el mirador donde se juntan las aguas verdes del lago Ngakoro con las azul cielo del lago Whangi-o-Terangi (11).

    waiotapu_03

    Después llegamos al Sacred Track (10), con unas bonitas vistas de las terrazas de cuarzo y ya estamos de nuevo en la Champagne Pool (21), la zona central.  Esta vez la cruzaremos por el medio a través de una plataforma de madera (7) desde la que podremos ver el Jean Batten Geyser (9), la Opal Pool (6) y las Primrose Terraces (8) al otro lado.

    waiotapu_02

    waiotapu_16

    waiotapu_17

    waiotapu_18

    Y aquí está el mirador más espectacular de todos: el Artist’s Palette (5), un cráter inundado de diferentes colores.

    waiotapu_01

    En último tramo del itinerario 1 rojo vimos otras piscinas de lodo más pequeñas que las de fuera (Devil’s Ink Pots)(4) y varios cráteres humeantes como el Thunder Crater (3), Rainbow Crater (2) y Devil’s Home (1).

    waiotapu_20

    Aquí finaliza el recorrido, pero justo al lado de la entrada podremos ver la Weather Pool, en la que el color del agua cambia según el tiempo que haga.

    Este spa está muy cerca de Wai-O-Tapu y sus aguas termales provienen directamente del manantial Te Manaroa. Lo escogimos porque era más barato y menos concurrido que el Polynesian spa de Rotorua (desde 29NZ$), que es al que todo el mundo suele ir. Además, su entorno y los paisajes de Waikite Valley son preciosos y podréis dar un paseo por su zona geotermal.

    • Horario: 10-21h
    • Precio: 16,5 NZ$ la entrada normal y 20NZ$ si queréis 40 minutos de piscina privada.
    • Dirección: 648 Waikite Valley Road.

     

    waiotapu_23

    Tienen 5 piscinas exteriores a distintas temperaturas, jacuzzis y spas privados. Algunas tienen vistas muy bonitas, pero lo mejor es que estábamos prácticamente solos.

    waiotapu_26

    waiotapu_27

    DCIM101GOPRO

    También tienen un camping, vestuarios, duchas, taquillas (2NZ$) y un restaurante donde comimos fish & chips y una hamburguesa por 15NZ$ cada uno.

              waiotapu_25 waiotapu_24

    Quedamos muy relajados y satisfechos con este spa ¡100% recomendable!

    En el próximo post os explicaremos lo que hicimos durante la tarde de este intenso día: nuestro paso por Taupo, las Huka Falls y nuestra llegada al Tongariro National Park.

     

    Nueva Zelanda: Rotorua y Te Puia.

    Nueva Zelanda: Rotorua y Te Puia.

    Rotorua

    Después de ver Hobbiton, conducimos 1 hora hasta llegar a Rotorua. Conocida como “La Ciudad del Sulfuro”, destaca por ser la zona geotermal más activa del país. Está situada sobre la meseta volcánica, en el Cinturón de Fuego del Pacífico, por lo que podréis ver piscinas de colores humeantes, géiseres y lodo burbujeante. Prepararos para el característico olor a huevo podrido que inunda toda la zona.

    El 35% de su población es maorí y es el lugar ancestral del pueblo Te Arawa, así que aquí podréis conocer un poco más sobre su cultura.

    Fuimos al I-SITE de Rotorua (1167 Fenton St.) para comprar la entrada al Te Puia. Reservamos el tour de las 16:30h con transporte gratuito desde nuestro hotel incluido (los traslados son gratis en muchas actividades de Nueva Zelanda). Cogimos el pack Te Ra + Te Po por 155NZ$ (92€) por persona. Incluye la entrada a la zona geotérmica de día y de noche, con baile Haka y cena típica Hangi.

    tepuia_3

    Antes de ir comimos algo en la calle Tutanekai, que está llena de restaurantes de todos los países. Nosotros escogimos un coreano que se llama Vitamine y comimos los 2 por 30NZ$. Era barato pero no os lo recomendamos porque tenían el arroz frito, los wantongs y el hot pot más soso de todo Nueva Zelanda.

    hobbiton (44)

    Hotel

    Nosotros nos alojamos 1 noche en el hotel Four Canoes (273 Fenton St.) por 47€. Tiene cocina, WIFI, piscina termal y parking gratis. La habitación estaba muy bien: cómoda, limpia y con baño privado.

    Teníamos que coger el coche para movernos porque estaba un poco alejado del centro, pero quedamos muy contentos. Si reserváis un hotel a través de este enlace tendréis 15€ de descuento en Booking.

    tepuia_4

               tepuia_5  tepuia_1

               tepuia_6  tepuia_7

    Te Puia

    A las 16h pasaron a recogernos por nuestro hotel con una minivan y nos llevaron a Te Puia. A pesar de ser una visita muy turística, es interesante para conocer más las costumbres y cultura maorí.

    En la taquilla cambiamos el ticket de reserva por nuestras entradas y empezamos la visita guiada por el valle Te Whakarewarewa (a ver si lográis decirlo del tirón sin equivocaros ¡jajaja!). En esta zona los maoríes han estado viviendo desde hace casi 700 años. Los guías son descencientes de los habitantes maoríes originales de Te Puia y te cuentan cómo vivían en un pasado, ya que ahora los maoríes están completamente integrados en la población.

    Primero nos llevaron a visitar una pequeña zona geotermal con aguas sulfurosas y géisers. A nosotros nos impactó porque era la primera vez que veíamos algo así, pero si habéis visto antes otras es bastante prescindible. Así que os aconsejamos que si tenéis planeado visitar Te Puia, lo hagáis antes de ir a Wai-o-tapu, Waimangu u otras zonas de actividad volcánica más grandes.

    hobbiton (50)

    hobbiton (49)

    hobbiton (46)

    hobbiton (47)

    También vimos pequeñas piscinas de lodo burbujeante, ¡es hipnotizante ver como explotan las burbujas! Si en Rotorua huele a huevo podrido, no os podéis imaginar cómo huele aquí ¡jajaja!

    hobbiton (51)

    Pero la atracción estrella de Te Puia es su géiser Pohutu, que puede llegar a los 30 metros de altura. Entra en erupción unas 20 o 30 veces al día, pero como no se sabe exactamente cuándo, pues hay que armarse de paciencia y esperar a que le de la gana de salir. Nosotros no tuvimos mucha suerte… 🙁

    Imagen de www.NewZealand.com
    Imagen de www.NewZealand.com

    También tienen un centro de conservación de kiwis, unas aves no voladoras endémicas de Nueva Zelanda que además son el símbolo del país. Están muy amenazadas, por eso son necesarios estos santuarios que les ayudan a reproducirse. Son animales muy graciosos pero muy difíciles de ver porque son nocturnos y tímidos. Nosotros ese día estábamos gafados y no pudimos ver ninguno porque estaban escondidos ¡una pena porque nos hacía mucha ilusión!

    Imagen de www.naturalezacuriosa.com
    Imagen de www.naturalezacuriosa.com

    Después nos llevaron a ver una recreación pequeña de un pueblo maorí y empezó el espectáculo de baile Haka. Es una danza de guerra tribal maorí, que la usaban como método de intimidación antes de luchar, pero también como danza de bienvenida (su concepto de hospitalidad es un poco distinto al nuestro jajaja). Si habéis visto algún partido de rugby de los All Blacks, es lo que bailan antes de empezar: sacando la lengua, chillando y golpeándose el pecho de forma agresiva.

    hobbiton (52)

    hobbiton (57)

    Eligieron a uno de nuestro grupo para que fuera el “jefe de nuestra tribu” y después del ritual de bienvenida, cantaron canciones, bailaron e hicieron una demostración de las armas que usaban para luchar. Y el colmo de lo turístico fue cuando sacaron a gente del público a bailar la Haka, entre ellos a Toni. Pero al menos yo me reí un rato viendo como hacía el ridículo jajaja (ese vídeo jamas saldrá a la luz, lo siento).

    Después nos llevaron a ver los talleres de artesanía de madera y tejido, con el que hacen faldas, cestas y muchas cosas de decoración. Podréis comprar las típicas máscaras de madera, pero a lo mejor os dejáis todo el presupuesto del viaje en eso porque son carísimas.

    hobbiton (53)

    hobbiton (54)

    hobbiton (55)

    Finalmente llegó la hora de la cena Hangi, que es el método tradicional maorí para cocinar alimentos usando piedras calientes enterradas en un horno. Vimos como cocinaban bajo tierra la carne y verduras que después nos sirvieron en una cena buffet. Nos dividieron en varias mesas y la verdad es que cenamos bastante bien, estaba muy rico y había otras opciones a parte de la comida Hangi.

    hobbiton (56)

    hobbiton (58)

    Por último, volvimos de noche a ver si veíamos al Pohutu Géiser en erupción. Pero estuvimos esperando media hora tomando un chocolate caliente y no hubo suerte… ¡No era nuestro día! Así que nos llevaron de vuelta al hotel.

    hobbiton (59)

    En general nos gustó bastante la visita, a pesar de que era cara y muy turística. Otras opciones para conocer la cultura maorí en Rotorua son:

    Nosotros decidimos ir a Te Puia por su zona geotermal, el géiser Pohotu y el centro de conservación de Kiwis, pero cualquier opción es válida para conocer la cultura maorí.

    ¡Esperamos que os haya gustado! En el siguiente post explicaremos nuestra visita por Wai-o-tapu, donde por fin vimos un géiser en erupción y nos bañamos en una zona de aguas termales impresionantes ¡no os lo perdáis!