Mallorca: playas bonitas para ir con niños

Mallorca: playas bonitas para ir con niños

Mallorca tiene playas y calas espectaculares, ¡nada que envidiar a otras islas! Las más bonitas suelen ser de difícil acceso, hay que andar mucho para llegar a ellas o tienen muchas escaleras, lo que hace que estén menos masificadas de gente.

Pero cuando viajas con un bebé, lo que buscas es comodidad. Poder aparcar cerca de la playa, llevarte su cochecito y que haya duchas o algún bar por si tienes que darle de mamar.

Por eso antes de ir buscamos playas de fácil acceso, con aparcamiento cerca pero que fuesen bonitas: agua transparente, poca profundidad, arena blanca ¡y algunas hasta rodeadas de naturaleza!

La mayoría están por la zona de Alcúdia porque nos alojamos allí, aunque seguro que en otras zonas hay más playas bonitas.

TOP 6 de playas

6. Playas del Puerto de Sóller

El Puerto de Sóller es conocido por su bonito tranvía antiguo de 1913 que comunica con el pueblo de Sóller en 15 minutos, atravesando valles de naranjos. Nosotros no lo cogimos porque cuesta 7€ por persona y trayecto, lo vimos muy caro, así que fuimos en coche hasta allí.

Este pintoresco pueblo está en una bahía en la parte noroeste de la isla y merece la pena acercarse para comer aquí y recorrer su paseo marítimo lleno de tiendas y restaurantes que acaba en un bonito puerto deportivo.

Nosotros comimos en el restaurante Es Mirall (37€ los 2) desde el que disfrutamos de unas vistas alucinantes de la bahía llena de barcas y rodeada por las montañas de la Sierra de la Tramuntana (incluso se podía ver a lo lejos un faro). En los alrededores del restaurante hay aparcamiento gratuito.

Hay 2 playas accesibles en el Puerto de Sóller, la mejor es la Platja d’en Repic con su arena dorada y la que está más cerca del puerto se llama Platja d’en Traves (el tranvía pasa justo por detrás de esta playa). Ambas son muy familiares, tienen duchas y la posibilidad de alquilar tumbonas y hamacas. No son las mejores playas que visitamos, pero la visita al Puerto de Sóller es imprescindible para nosotros y ya que estás allí, apetece un chapuzón.

5. Playa de Alcúdia

Y si nos vamos a la otra parte de la isla (noreste) encontramos esta preciosa playa que es bandera azul, de 3,5km de largo, agua transparente y arena blanca. Tiene muy poca profundidad, lo que la hace perfecta para bañarse con niños y al ser tan larga no da la impresión de estar saturada de gente.

Esta playa es muy accesible y dispone de buenas instalaciones (duchas, baños, socorristas, alquiler de tumbonas y sombrillas, etc). También se practican algunos deportes acuáticos y dispone de un largo paseo marítimo lleno de restaurantes y bares, aunque es una zona tranquila.

Está situada cerca del Puerto de Alcúdia y de la localidad medieval de Alcúdia. En una parte de la playa se encuentra un canal que rodea restaurantes y hoteles y es bastante curioso de ver (en esa zona es donde nos alojamos nosotros aunque nos gustó más la parte que está más cerca del puerto).

En el Puerto de Alcúdia recomendamos comer en el restaurante “Juntos, no solo tapas” (2o€ por persona) o en alguno de la calle dels Pins, que es muy chula para cenar. También está muy bien para comer marisco o comida tradicional la “Bodega des Port” (30€ por persona).

4. Playa del Puerto de Pollença

Esta playa también es bandera azul y está justo al lado de un largo paseo marítimo lleno de tiendas y restaurantes, aunque es bastante tranquila y familiar. Dispone de buenas instalaciones y es accesible, poco profunda y suele tener poco oleaje.

La bonita playa de Formentor está muy cerca, pero si aprovecháis para comer en Puerto de Pollença y después queréis daros un baño, es una buena opción.

Os recomendamos el restaurante Abbaco si os apetece comer sushi o comida healthy con opciones vegetarianas y veganas y un local muy chulo (30€ por persona).

3. Cala Mesquida

Esta bonita cala está en una zona declarada “Área Natural de Especial Interés”, junto con las calas de Moltó y Agulla (Hay varios caminos que recorren este paraje natural y van de una cala a la otra). Rodeada de pinos y dunas hacen que el entorno sea espectacular, pero eso no implica que sea de difícil acceso, tiene una zona de aparcamiento a 200 metros.

Estas fotos no le hacen justicia porque eran al anochecer. La playa es de arena fina y agua transparente, aunque si hay viento puede tener bastante oleaje. Dispone de alquiler de tumbonas y sombrillas, un restaurante y un bar, duchas y la parte más alejada es nudista.

Está cerca de Capdepera y Artà, por lo que puede se puede aprovechar para ver las Cuevas de Artà o el castillo y pasar el día por la zona.

2. Playa del Muro

¡Esta playa es sencillamente espectacular y una de nuestras favoritas! Está cerca de Alcúdia y tiene unos 6km de arena blanca y fina ¡y un color de agua tan azul y cristalina que yo no veía algo así desde las Islas Cook! Es como una piscinita, tienes que andar mucho para que cubra y no tiene apenas oleaje, por lo que es ideal para ir con niños.  ¡Su pasarela de madera es muy fotogénica!

Al ser la playa más extensa de Mallorca, no te da sensación de saturación. Está dividida en 4 secciones, todas disponen de alquiler de hamacas y sombrillas y aparcamiento:

  • Sección 1: es la que está más cerca de Alcúdia y la más popular, con muchas instalaciones, hoteles, restaurantes y aparcamiento.
  • Sección 2: es un poco más tranquila y puedes acceder a las mismas instalaciones.
  • Sección 3 o Sa Comu: forma parte del Parque Natural de S’Albufera (el humedal más grande de la isla) por lo que es más tranquila y virgen, está rodeada de pinos y dunas. Hay que andar un poco para encontrar instalaciones, pero dispone de aparcamiento en los extremos de la playa.
  • Sección 4 o Es Capellans: es la más cercana a Can Picafort y enesta zona podremos ver pequeñas casas marineras con calles de arena.

Como curiosidad, Playa del Muro está considerada como la 3ª mejor playa española para ir con niños, después de la playa de “Las Canteras” (Las Palmas de Gran Canaria) y de la playa gaditana de “La Victoria”.

1. Playa de Formentor

¡Y llegamos a nuestra ganadora! La playa más idílica que vimos es la que está en la Península de Formentor, cerca del Puerto de Pollença. ¡El paisaje que la rodea es increíble! Montañas, bosques de pinos y su agua turquesa de poca profundidad bañando la arena blanca.

La playa es estrecha y ocupa aproximádamente 1 km, dividido en 3 zonas. Tiene buenas instalaciones: duchas, socorrista, 2 restaurantes, alquiler de tumbonas y sombrillas. Además es fácilmente accesible y tiene varios aparcamientos de pago, que en verano pueden llegar a costar 15€. Es mejor no aparcar en el que está justo en la playa, hay otro a 100 metros que es un poco más barato.

Además, merece la pena acercarse al Cap de Formentor para visitar su faro, aunque nosotros no pudimos llegar porque había muchísima caravana. En verano se habilitan buses porque el acceso en coche está prohibido pero también están muy saturados de gente.

  • Premio especial a la playa de Es Trenc: a pesar de que no la visitamos, queremos hacer mención a una de las playas más bonitas y recomendadas de la isla. Está situada cerca de la Colónia de Sant Jordi y suele estar muy saturada de turistas por su fácil acceso (tiene un aparcamiento de pago justo al lado). Es una playa de arena blanca y fina y agua poco profunda y cristalina, como una piscina, ¡Si estáis por la zona no dejéis de visitarla!
Fotografía de https://www.abc-mallorca.es

Tips para ir a la playa con un bebé

  1. Nosotros normalmente llevamos una tienda (la 2 seconds con protector solar del Decathlón) para dejar en la sombra al niño. Pero al viajar en avión no queríamos llevar trastos, así que allí compramos una sombrilla grande con protector solar por 8€.
  2. Lo que sí nos llevamos es una bañerita pequeña hinchable, que a parte de mantener al niño fresquito en la playa, también nos sirvió para bañarlo por la noche en el hotel.
  3. Obviamente hay que evitar las horas centrales del día, que son las de más calor. Nosotros íbamos a primera hora o a última, que también era las que había menos gente.
  4. Elegimos ir a finales de Septiembre porque tampoco hacía tanto calor como en julio o agosto.
  5. Le compramos un traje y un gorrito con protección solar al niño y una crema solar específica de bebés para los brazos y las piernas.
  6. Intentábamos darle su toma de leche antes y dar un paseo para que se durmiera en el cochecito. Así después se quedaba bajo la sombrilla tan a gusto mientras nosotros hacíamos turnos para bañarnos. También llevamos algún juguete para entretenerlo por si se despertaba.
  7. Tener las duchas cerca para quitarnos la arena y no ensuciarle a él cuando lo teníamos que coger también nos fue muy bien.

¡Esperamos que os haya gustado el post! ¿Qué otras playas recomendáis para viajar con niños? En el próximo post de Mallorca os contaremos cuáles son los pueblos que más nos gustaron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *