DÍA 5: Excursión a Nikko sin JRPASS

DÍA 5: Excursión a Nikko sin JRPASS

Nikko es considerado patrimonio mundial de la humanidad. Este parque nacional japonés cuenta con numerosos templos dispuestos entre montañas, un lago, cascadas y baños termales. El paisaje en otoño es muy bonito por el cambio de color de las hojas.

Como he explicado antes, el primer día compramos en Asakusa el Tobu All Nikko Pass (4400 yens cada uno). Es una opción más económica para ir a Nikko (si no dispones todavía de Jrpass) que incluye el tren y los buses a los templos, al lago Chuzenji y a las Kegon Falls, entre otras cosas. Tiene una validez de 4 días, por si queréis alojaros en algún onsen de por allí. Otra opción era el pase World Heritage (3600 yens), pero no incluye el bus al lago y a las cascadas, sólo a los templos.

nikko

El problema de Tobu es que el último tren sale a las 18.00 de Nikko, por lo que teníamos que madrugar para aprovechar el día y coger el de las 7:10 de la mañana como mínimo. La oficina a esa hora está cerrada, por eso compramos el pase antes. Se coge en la estación Tobu de Asakusa y llegamos a Nikko a las 9:20h. Importante: con este pase sólo entran los trenes Rapid, para los Limited Express hay que pagar un extra. Además, sólo los vagones 5 y 6 van a Nikko, no os subáis en los primero porque el tren se separa a medio camino (aunque no os preocupéis porque está todo muy bien indicado).

Horario trenes de Asakusa a Nikko (puede estar desactualizado):

tren nikko

Horario bus Nikko:

busnikko2

Podéis mirarlo en su web.

Una vez en Nikko, cogimos el bus (1 o 2) y nos fuimos al lago Chuzenji (parada Chuzenji onsen, 1 hora). Es muy bonito, aunque tal vez tenía muchas expectativas puestas porque me decepcionó un poco.

DSC_0445DSC_0451

Paseamos un poco por allí y fuimos andando a la cascada Kegon, que está al lado. La verdad es que se agradece un poco de naturaleza y tranquilidad para descansar del bullicio de Tokyo. La cascada la puedes ver desde arriba gratis, hay un mirador. Pero si quieres verla mejor, también hay un ascensor por 530 yens (8-17h).

DSC_0475
Así es como los japoneses llevan a sus perritos jeje:

DSC_0488

Volvimos a la parada del bus pasando por multitud de tiendas de souvenirs y galletitas típicas. Compramos unos bentos para comernos luego por 800 yens (como hacen los japoneses cuando van de excursión).

DSC_0530

Nos bajamos en la parada Nishisando para ver los templos (50 min). Hay muchos en Nikko, pero podéis comprar una entrada combinada por 1000 yens en la que os entran 2 templos y un santuario. Los principales son el Tosho-gu, el Rinno-ji y el Futarasan Shrine (8-17h). Empezamos por éste último que es el más antiguo, del año 767. El recinto es muy bonito, en plena naturaleza. Al entrar hay como un aro gigante por el que se tiene que pasar varias veces y también nos sorprendió unos pequeños aros que la gente tiraba a distancia para meterlos en unos palos (como si fuera una feria, vamos).

DSC_0501DSC_0505DSC_0514

Después de una pausa para comernos nuestros bentos de arroz y carne en medio de la naturaleza (sentados en una piedra, porque los bancos no son muy abundantes en Japón y las papeleras tampoco), nos dirigimos al templo Toshogu, mausoleo del shogun Tokugawa Ieyasu. Se accede por un torii de granito y es dónde se encuentra el famoso grabado de madera de los 3 monos sabios (“no ver, no oír, no decir”) frente a los establos (donde guardan un caballo que les regaló el gobierno de Nueva Zelanda).

DSC_0539

Se suben una escaleras que conducen a la puerta Yomeimon y a los santuarios dedicados al shogun.

DSC_0543DSC_0549

Después fuimos andando al templo Rinnoji, que estaba en obras. Apenas había gente visitándolo y el edificio principal estaba todo con andamios, una pena. Así que decidimos ir a ver el famoso puente Shinkyo, conocido por ser el lugar sagrado donde el monje budista Shodo Shonin (fundador de la primera ermita en Nikko, en el 782) atravesó el rio Daiya a lomos de dos enormes serpientes.

DSC_0564

Como no pasaba ningún bus y se suponía que estábamos cerca de la estación, fuimos andando por la calle principal del pueblo, que está llena de tiendecitas. Sin embargo, acabó siendo casi media hora y llegamos reventados. Cogimos el penúltimo tren (el de las 17h), llegamos 20 minutos antes de que saliera y ¡menos mal! porque como sólo eran 2 vagones y a esa hora todo el mundo quiere volver porque las cosas cierran, pues iba llenísimo de gente. No me quiero imaginar cómo iría el último tren, si nos hubiéramos esperado más a lo mejor tenemos que dormir debajo del puente Shinkyo… Muy feliz

Pasamos todo el trayecto durmiendo, como es tradición hacer en el transporte público de Japón (es increíble la facilidad con la que se duermen) y llegamos a Asakusa sobre las 19:30h. Allí encontramos un sitio para cenar al lado de la estación de metro que era muy barato (unos 600 yens) y estaba muy bien:

DSC_0570

2 thoughts on “DÍA 5: Excursión a Nikko sin JRPASS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *